Historia

Mivv, escapes por pasión

En el origen de todo está una gran pasión: los motores.

Es el año 1969; el lugar, la zona industrial de la provincia de Teramo, en Abruzzo.

Allí nace la Metal Industria Val Vibrata, conocida enseguida como MIVV.

Las dos ruedas están todavía lejanas: empezamos produciendo solo escapes para coches y lo hacemos durante más de veinte años, con un buen éxito, tanto que en 1982 y en 1988 construimos la segunda y la tercera planta de producción.

En aquellos 25 mil metros cuadrados se oye el eco de otro estruendo, el de las motos. Estamos en los años Noventa y nuestra empresa empieza a flanquear la producción de escapes para motos a la de escapes para automóviles.

Plantas Mivv

A la vanguardia desde 1970

Lo que distingue esta historia es la capacidad técnica de la empresa: un nivel altísimo que permite proyectar y producir escapes para moto con un elevado contenido tecnólogico, pensados y fabricados para satisfacer las exigencias de los productores de motociclos y de los mismos motociclistas.

Nuestro objetivo era y es siempre el mismo: proporcionar terminales de escape fiables y capaces de garantizar el máximo en lo que se refiere a prestaciones y emociones. Un objetivo que nos ha llevado a alcanzar cimas elevadas, también el en mundo del racing, en el que hemos colaborado con team oficiales involucrados en campeonatos italianos, europeos y mundiales.

Tecnología Mivv

Este sitio web utiliza cookies, incluidas cookies de terceros, para garantizar ciertas funciones. Al hacer clic en "Aceptar", usted acepta el uso de cookies. Dime más

Questo sito utilizza i cookie per fornire la migliore esperienza di navigazione possibile. Continuando a utilizzare questo sito senza modificare le impostazioni dei cookie o cliccando su "Accetta" permetti il loro utilizzo.

Chiudi